Fue luego de la derrota ante Racing en el Estadio Libertadores de América Ricardo Enrique Bochini

La situación económica del Club Atlético Independiente continúa siendo delicada y a la problemática ahora se le suma el bajo rendimiento deportivo que demuestra el conjunto dirigido por Eduardo Domínguez y que quedó plasmado en la derrota de local que sufrió este sábado ante Racing.

Luego de que el equipo perdiera por 2 a 1 ante su clásico rival, en las tribunas del estadio Libertadores de América Ricardo Enrique Bochini, una gran parte de los hinchas comenzó a cantar contra la Comisión Directiva del Rojo, que desde el 2013 está conducida por el sindicalista Hugo Moyano.

Con las elecciones suspendidas desde diciembre del año pasado, ante supuestas irregularidades legales en las candidaturas de la oposición, desde hace varios meses los fanáticos reclaman que se confirme una nueva fecha para elegir al futuro presidente de la institución de Avellaneda.

En este contexto, después del partido contra Racing circularon una serie de videos en las redes sociales en los que se puede observar a uno de los hijos de Moyano, Jerónimo Antonio Meriles, siendo increpado física y verbalmente por algunos fanáticos del club en el sector de palcos del estadio.

Al observar esta situación, un grupo de empleados de seguridad del club protegieron al joven y lo acompañaron durante varios minutos, mientras en los pasillos la gente seguía protestando.

En las tribunas, la gente también cantó en contra de la dirigencia

De acuerdo con lo que trascendió, incluso el propio Hugo Moyano habría sido confrontado por hinchas cuando se estaba retirando de la cancha, de la que se fue sin dar declaraciones a la prensa, en medio de un clima de malestar general. Junto a él estaba Héctor “Yoyo” Maldonado, secretario general del Rojo, quien también fue abucheado por la multitud.

De acuerdo con último balance aprobado por el club, Independiente tenía un pasivo que alcanzaba los 2.807.225.579 pesos, lo que indica que la deuda creció un 70 por ciento respecto del período 2019/20.

En la última Asamblea Extraordinaria, Especial y Ordinaria, realizada en diciembre pasado, la Comisión Directiva consiguió la “expresa autorización de instrumentos financieros tales como fideicomisos, fondos comunes de inversión, entre otros, como herramienta de obtención de recursos con el objeto de afrontar inversiones de capital y gastos operativos de la institución”.

Un grupo de socios protestó en el ingreso al sector de los palcos, por donde estaba saliendo la Comisión Directiva (Gentileza: De la cuna al infierno)

Hugo Moyano llegó a la presidencia del conjunto de Avellaneda en 2013, cuando el equipo había vuelto de una temporada en el Nacional B, en lo que fue la peor crisis de su historia, en la que se combinaron grandes deudas, juicios con ex jugadores y malos resultados deportivos.

A partir de ese momento, la institución mostró una leve mejora que llevó a que el 17 de diciembre de 2017, el también líder del sindicato de Camioneros fuera reelecto con el 89 por ciento de los votos. Todo en un marco de entusiasmo tras haber ganado la Copa Sudamericana de ese mismo año.

Sin embargo, pocos meses después la salida del técnico Ariel Holan, que fue sucedido por varios colegas que no terminaron de afianzarse, la venta al exterior de varios futbolistas que eran figuras en el equipo y una serie de malas decisiones llevaron a que Independiente nuevamente esté en una situación complicada.

Este sábado, por la 7ª fecha de la Copa de la Liga, el Rojo perdió el clásico en su propio estadio por 2 a 1, gracias a los goles convertidos por Gabriel Hauche y Enzo Copetti para los dirigidos por Fernando Gago, y un único tanto para el local marcado por Lucas Saltita González. al inicio del segundo tiempo.

SEGUIR LEYENDO:





Fuente