Publicado:

Cuando los estafadores pidieron a la mujer que les revelara cuánto dinero guardaba en el banco, esta les afirmó que en su cuenta había unos 109.000 dólares, aunque en realidad tenía solo 68 céntimos.

Una residente de la ciudad rusa de Cheliábinsk engañó a unos estafadores e incluso consiguió que le enviaran 500 rublos (unos 7 dólares) a su cuenta telefónica, informan medios locales.

Los timadores, haciéndose pasar por empleados de un banco, llamaron a una profesora de lenguas extranjeras, de 70 años, e informaron a la mujer de que unos desconocidos querían supuestamente robarle dinero de su cuenta. Cuando pidieron a la anciana que les revelara cuánto dinero guardaba en el banco, esta les afirmó que en su cuenta había 8 millones de rublos (unos 109.000 dólares), aunque en realidad tenía unos 50 rublos (68 céntimos).

«Dije la primera cantidad que se me ocurrió: 8 millones. No sé por qué esa cantidad», explicó al medio la mujer, cuyo nombre no fue revelado. «Entonces la persona con la que hablaba empezó a apresurarse a decir que cada segundo era valioso, y me sugirió que fuera al banco, retirara todo el dinero y lo transfiriera a una cuenta segura. Además, pidió que no colgara para seguir en contacto», agregó.

Estafadores roban más de 2 millones de dólares haciéndose pasar por Elon Musk en la Red

En respuesta, la a pensionista declaró que las llamadas entrantes a su teléfono eran de pago, por lo que los estafadores se ofrecieron a recargar su saldo. «Casi inmediatamente me transfirieron 500 rublos. Al parecer, me iban a tener enganchada durante mucho tiempo», apuntó. 

La mujer señaló que cuando el mismo ‘empleado’ volvió a llamarla, instándola de nuevo a ir a un cajero automático, ella le preguntó a qué banco representaba. «Cuando lo nombró, me hice la esclerótica y le dije que los 8 millones estaban en otra organización, y que solo tenía 50 rublos en su banco», dijo. 

A continuación, la anciana escuchó «un lenguaje soez» por teléfono y a continuación el estafador colgó. La mujer detalló que ya se había encontrado con llamadas similares en dos ocasiones anteriores, pero simplemente las ignoró, y cuando volvió a escuchar el saludo de un «agente de seguridad del banco», decidió seguir el juego a los timadores.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!



Source link