Por Ezequiel Abiu Lopez, Nelson Acosta y Andre Paultre

CIUDAD DE MÉXICO, 3 jul (Reuters) – Elsa reducía su velocidad mientras avanzaba entre Haití y Jamaica el sábado, generando advertencias de tormenta tropical para grandes franjas de La Española, Cuba y Jamaica, así como fuertes vientos que dejaron dos fallecidos a su paso por República Dominicana.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos dijo que los vientos máximos sostenidos se mantenían en 110 kilómetros por hora (km/h), con ráfagas más fuertes. Esto degradó más temprano a Elsa a tormenta tropical desde un huracán, que se define por tener vientos de al menos 121 km/h.

El núcleo de Elsa estaba a unos 65 kilómetros (km) al sur-suroeste de Tiburón, en Haití, a las 8:00 pm EDT y se desplazaba hacia el oeste noroeste a una velocidad de 37 km/h, aunque se esperaba una disminución adicional en la velocidad de traslación entre la noche del sábado y el domingo.

Se pronostica que Elsa se moverá cerca del suroeste de la Península de Haití durante las próximas horas, y luego cerca de Jamaica y sectores del este de Cuba el domingo, según el CNH. Para el lunes, se espera que se desplace a través del centro y el oeste de Cuba y se dirija hacia el Estrecho de Florida.

En República Dominicana, el gobierno desactivó la advertencia de tormenta tropical, pero los servicios de emergencia dijeron que dos personas murieron al derrumbarse un muro en la provincia de Bahoruco, en el suroeste, debido a los fuertes vientos y que había inundaciones cerca de la capital.

En Santo Domingo, las olas de hasta cuatro metros (12 a 14 pies) de altura arrojaban algunos escombros a la orilla del mar y al malecón, sin afectar a personas ni casas.

Haití, que registró 31 muertes por el huracán Laura en agosto, no había ordenado evacuaciones, aunque una advertencia de huracán seguía vigente para la parte sur de la isla, desde Puerto Príncipe hasta la frontera sur con República Dominicana.

Otras áreas de la región estaban bajo una advertencia de tormenta tropical, incluida la costa de Haití al norte de Puerto Príncipe, las provincias orientales de Cuba y Jamaica.

El CNH anunció una vigilancia de tormenta tropical para los Cayos de Florida, desde Cayo Craig hacia el oeste hasta Dry Tortugas; Cayman Brac y Little Cayman, y las provincias cubanas de Matanzas, Mayabeque, y La Habana.

En tanto, en un edificio de condominios colapsado en Surfside, Florida, los funcionarios de emergencia dijeron que el resto de la estructura inestable podría ser demolida el domingo antes de la posible llegada de Elsa el lunes.

Millones de cubanos también intentaban prepararse para las fuertes lluvias e inundaciones en medio de un aumento en las infecciones por COVID-19, cuyos casos alcanzaron un récord de 3.500 el viernes.

«Imagínense, nuestras vidas han estado en peligro durante más de un año y medio a causa del coronavirus y ahora vienen los huracanes», dijo por teléfono Esther García, ama de casa en el este de Santiago de Cuba.

Los ganaderos trasladaron los animales a terrenos más altos, los agricultores recolectaron los cultivos que pudieron, los habitantes de la ciudad buscaron alimentos y los residentes río abajo de los embalses y ríos se preparaban para evacuar, según informes de los medios locales.

La tormenta del viernes voló los techos de las casas, derribó árboles y provocó inundaciones en Barbados. Luego golpeó a San Vicente con fuertes lluvias y vientos de 140 km/h que azotaron los cultivos de banano y plátano.

Se esperaba que la marejada ciclónica de Elsa elevara los niveles de agua hasta de 61 a 152 centímetros (cm) por encima de lo normal en la costa sur de Cuba y La Española. En partes del sur de La Española y Jamaica se esperan además lluvias de 10,2 a 20,3 cm del sábado al domingo, dijo el CNH.

(Reporte de Ezequiel Abiu López en Santo Domingo, Andre Paultre en Puerto Príncipe, Kate Chappell en Kingston, Jamaica, Nelson Acosta y Marc Frank en La Habana, editado por Cassandra Garrison y Sharay Angulo)





Fuente