Publicado:

Para finales de abril de este año los principales robos de criptomonedas, ‘hackeos’ y fraudes de este tipo sumaron 432 millones de dólares.

El Departamento de Justicia de EE.UU. ha anunciado este lunes que recuperó el equivalente a 2,3 millones de dólares del rescate pagado en criptomonedas durante el ciberataque lanzado en mayo contra el principal operador de oleoductos de EE.UU., Colonial Pipeline, dando a entender que las divisas digitales no siempre van a ser una herramienta perfecta para los delincuentes.

El especialista en criptomonedas Hunter Horsley, cofundador y director general de Bitwise Asset Management, afirmó directamente que «el bitcóin es malo para la delincuencia». Refiriéndose al aumento de los casos de la recuperación por parte de las autoridades de monedas digitales robadas, como sucedió en la operación de Colonial Pipeline, Horsley comentó a Yahoo Finance Live que «no es intuitivo para mucha gente, pero es algo que el público está aprendiendo cada vez más».

En ese sentido, el experto recordó que los infractores de la ley recurren cada vez menos a las transacciones con monedas digitales y entre 2019 y 2020 el uso de criptodivisas en el mundo criminal «cayó alrededor del 80 %», según datos de la empresa Chainalysis, dedicada al análisis de ciberseguridad.

«Así que creo que los delincuentes se están haciendo más inteligentes dándose cuenta de que las criptomonedas son una herramienta bastante deficiente para ellos, y con Colonial lo vimos en toda su magnitud», señaló Horsley.

Policía allana una granja de marihuana y descubre que en realidad se trataba de una "mina de bitcoines"

En todo caso, la delincuencia relacionada con las criptomonedas continúa. Según el informe de CipherTrace, para finales de abril de este año los principales robos de criptomonedas, ‘hackeos’ y fraudes de este tipo sumaron 432 millones de dólares.

Si bien esa cifra es inferior en comparación con los años anteriores, los ‘hackeos’ relacionados con las finanzas descentralizadas —que carecen de intermediarios como bancos— representan ahora más del 60 % de la cantidad total de ‘hackeos’ y robos, lo que representa un aumento del 25 % desde 2020, mientras que en 2019 estas prácticas básicamente no existían, indica el informe.



Source link