Publicado:

El Circuito 11 de la Corte de Apelaciones de EE.UU. concluyó que «el tema de la privación de derechos del fugitivo es en este caso discutible».

El Circuito 11 de la Corte de Apelaciones de EE.UU. decidió este lunes que un tribunal del Distrito Sur de Florida debe determinar si el empresario colombiano y enviado especial del gobierno de Venezuela, Alex Saab, «es un diplomático extranjero» y, en consecuencia, goza de «inmunidad» para ser enjuiciado.

«Después de una revisión cuidadosa, y con el beneficio del argumento oral, concluimos que el tribunal de Distrito debe decidir, en primera instancia, si Saab Morán es un diplomático extranjero e inmune a ser procesado», dice el fallo de la Corte de Apelaciones.

Además, señala que «sería inapropiado» que ese juzgado se pronunciara sobre una cuestión que debe resolver un tribunal «de primera instancia» y no una audiencia de revisión, sobre todo porque el tribunal en cuestión «no abordó los méritos del argumento de Saab Morán de que era inmune al enjuiciamiento».

Maduro denuncia el "secuestro" de Álex Saab ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

«Rechazamos la invitación porque somos un tribunal de revisión, no un tribunal de primera vista (…) En consecuencia, devolvemos el caso al tribunal de Distrito para que considere en primera instancia si Saab Morán es un diplomático extranjero e inmune al enjuiciamiento», agrega la decisión.

La Corte de Apelaciones también concluyó que a Saab no se le puede considerar como un fugitivo, una condición que utilizó el tribunal del Distrito Sur para aplicar una doctrina de privación de derechos contra el acusado, que lo limitaba a defenderse y cuestionar los señalamientos en su contra.

«Debido a que estamos de acuerdo con las partes en que ‘el tema de la privación de derechos del fugitivo es en este caso discutible’, debemos desestimar ese tema y dejar sin efecto la orden del tribunal de Distrito que lo aborda», explica la sentencia. 

¿De qué acusan a Saab?

Álex Saab fue detenido en Cabo Verde, en junio de 2020, cuando iba rumbo a Irán en una misión diplomática para adquirir medicinas y alimentos para Venezuela. El funcionario hizo una parada técnica en la isla africana para recargar combustible, pero las autoridades locales lo detuvieron pese a su condición diplomática.

Tras la detención, la defensa del embajador denunció el hecho como una arbitrariedad y advirtió que había sido víctima de abusos, torturas y violación de sus derechos humanos.

Venezuela ha calificado la extradición de Saab a EE.UU. como un «secuestro» que vulnera el derecho internacional y diplomático, e insiste en que su detención en Cabo Verde se hizo de manera «ilegal», sin una orden de captura, «violando las leyes del país y la Convención de Viena».



Source link