Estos consejos, que publicó Revista Mía, fáciles y sencillos, te permitirán llevar una alimentación mucho más sana y mejorarán el aspecto de tu piel.
Tanto si te pasas de vez en cuando con la comida como si no, es bastante importante siempre tener o recuperar buenos hábitos, como hacer algo de ejercicio, dormir adecuadamente y tener una alimentación más saludable. Todo ello nos permitirá mantener el peso, hacer un acopio extra de energía y además, lucir una piel sana y luminosa, que nunca está de más.
Estos 4 tips sencilisímos te servirán para llevar una alimentación equilibrada y tener buena piel.

Toma más frutas y verduras
Al menos un mínimo del 50% de nuestro plato deben estar representado por verduras, frutas y hortalizas. Si te gustan las ensaladas, hazlas lo más variadas en color que puedas (los diferentes colores nos aportarán diferentes vitaminas, tocoferoles y antioxidantes). También apuesta por las cremas de verduras en invierno (como las de zanahoria, de calabaza, la sopa de cebolla…). El otro 50% del plato debemos dividirlo entre hidratos de carbono complejos de absorción lenta como el pan, la pasta y los cereales integrales… y en proteínas de buena calidad en forma de legumbres y también de origen animal con vitamina D que ayudará a nuestras defensas. ¿Algunos ejemplos? El pescado azul, los huevos, el pollo, el pavo, diferentes quesos…

La importancia del agua y aceite
Nunca descuides el consumo de agua a diario. Un modo fácil de beber agua de forma continuada es llevando una botella reutilizable en el bolso o la mochila de la que podrás beber a lo largo de todo el día. También es más que recomendable que exista una correcta ingesta de grasas saludables para hidratar y nutrir nuestra piel desde dentro. El aceite oliva virgen extra es la mejor opción, así como alguna suplementación extra de omegas para garantizar esa nutrición.

Escoge buenos tentempiés
Si te pasas muchas horas sentada en una silla (trabajando frente al ordenador, por ejemplo), debemos controlar la cantidad de sal, para evitar sufrir la famosa retención de líquidos y sentir las piernas pesadas o cansadas al final del día. Por eso los mejores snacks que puedes tomar serán por ejemplo piezas de fruta, tomates cherry, algunos frutos secos y hortalizas limpias como zanahorias, que nos darán ese plus de energía de una forma saludable.

Comer en el día a día
No comas más de lo necesario fuera de casa; también puedes cocinar una vez por semana y preparar fiambreras o tuppers para tenerlo todo organizado y no caer en tomar cualquier cosa a la hora de la comida. Así evitarás preparar algo rápido y poco saludable en el último momento para salir del paso. ¡Recuperemos nuestras buenas costumbres! El día a día es importante…



Fuente