Publicado:

La mujer afirmó que ella y su hijo Víctor, de 20 años, fueron raptados el pasado 2 de junio por cuatro hombres, que luego torturaron al joven, vertiéndole ácido en el rostro y los brazos.

Una residente del municipio de Aguililla (Michoacán, México), controlado por el narcotráfico, logró huir el viernes a EE.UU. junto con dos de sus hijos tras haber sido secuestrada por presuntos miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación, encabezado por Nemesio Oseguera Cervantes, alias ‘el Mencho’.

La mujer, cuyo nombre no fue revelado, declaró a EFE que ella y su hijo Víctor, de 20 años, fueron raptados el pasado 2 de junio por cuatro hombres que invadieron a su casa. «Un hombre me agarró de mi trenza y como no quería cooperar para caminar, me arrastraron, a él se lo llevaron en un carro y a mí a otro, pero como no quería subirme me pegaron tres patadas, una fallaron y con la otra me quebraron la nariz», detalló.

La mujer recordó que fueron llevados a un espacio despoblado, donde los golpearon con barrotes, exigiéndoles la ubicación de personas que no conoce. Afirmó que fue obligada a ver cómo los hombres torturaban a su hijo, vertiéndole ácido en el rostro y los brazos. Agregó que el joven fue violado repetidamente por los criminales, antes de que fuera llevado en un vehículo.

Imagen ilustrativa

«Me lo quitaron y le echaban ácido en los ojos, lo quemaban, le echaban en el cuerpo, él sentía a morirse, él gritaba ‘mamá defiende’ y cómo lo defendía, ocho horas nos tuvieron así», dijo. La víctima señaló que luego la dejaron en una una zanja, pero antes filmaron un video en el que afirmaba su liberación gracias al ‘Mencho’. Se desconoce que pasó con su hijo Víctor.

Por su parte, otro de sus hijos, Chuy, de 16 años, quien también estaba en casa en el momento del ataque, afirmó que lo tomaron de los brazos, lo arrojaron al suelo y le amenazaron con un fusil AK-47. Detalló que que su hermana menor se escondió detrás de un árbol de limones. 

Tras el secuestro, la mujer y sus dos hijos menores huyeron inmediatamente a la ciudad fronteriza de Tijuana. El 2 de julio, cruzaron la frontera con EE.UU. y fueron recibidos por familiares que viven en San Diego, California. Actualmente, esperará la decisión de un juez que resolverá su estancia en el territorio estadounidense.



Source link