Tres incidentes similares se han producido en los últimos años pero todavía no hay indicios de los responsables. REUTERS/Noah Berger/File Photo
Tres incidentes similares se han producido en los últimos años pero todavía no hay indicios de los responsables. REUTERS/Noah Berger/File Photo

Las autoridades en EEUU investigan un posible crimen de odio al encontrar una soga colgada de un árbol a las afueras de una residencia de estudiantes de la Universidad de Standford en California (Estados Unidos).

En un correo electrónico a los estudiantes y al personal, los funcionarios de la universidad dijeron que las autoridades de seguridad del campus inmediatamente “quitaron la soga y la retuvieron como evidencia” después de recibir un informe el domingo por la noche.

“No podemos afirmar con suficiente fuerza que una soga es un símbolo reprobable de racismo y violencia contra los negros que no se tolerará en nuestro campus”, decía el correo electrónico de los vicerrectores Susie Brubaker-Cole y Patrick Dunkley.

“Es responsabilidad moral de aquellos con algún conocimiento de este incidente dar un paso al frente para que se puedan tomar las medidas apropiadas”, agregaba.

El incidente ha ocasionado reacciones entre la comunidad estudiantil, que ha interpretado la soga como una clara referencia a la época de los linchamientos públicos de personas negras que se extendió principalmente desde finales del siglo XIX hasta la década del 60 en el siglo XX.

Esta práctica se extendió por todo el territorio estadounidense, pero tuvo un especial recrudecimiento en los estados del sur, donde se seleccionaba especialmente a víctimas afroamericanas a quienes se les acusaba de todo tipo de crímenes o ataques a la moral, e incluso simplemente se les asesinaba por su color de piel.

La universidad no ha emitido mayor comunicación sobre la soga, que agregue a lo expresado en el correo, ni han confirmado si las cámaras de videovigilancia del campus registraron a las personas que pusieron la soga en el árbol.

Este es el tercer incidente de este tipo en los últimos tres años reportado en la Universidad, informó el San Francisco Chronicle. En 2019, se encontró una soga colgada de un árbol cerca de una residencia para estudiantes de verano y en 2021, se encontraron dos cuerdas sueltas que parecían sogas colgando de un árbol cerca de un sendero para caminar.

Seguir leyendo:





Fuente