El año político en Brasil tiene impacto en el mercado cambiario. (Infobae)
El año político en Brasil tiene impacto en el mercado cambiario. (Infobae)

El dólar estadounidense cotizó al cierre a 4,79 reales brasileños en promedio, lo cual implicó un cambio del 1,29% con respecto a la cotización de la sesión previa, cuando finalizó con 4,86 reales brasileños en promedio.

En relación a la rentabilidad de los últimos siete días, el dólar estadounidense marca un ascenso del 0,12%; pese a ello en términos interanuales mantiene aún una bajada del 11,4%.

Respecto de jornadas pasadas, puso el fin a tres sesiones de tendencia positiva. En cuanto a la volatilidad de los últimos días, fue de 11,99%, que es una cifra inferior al dato de volatilidad anual (16,2%), por lo tanto está teniendo un comportamiento más estable de lo esperado en fechas recientes.

El real, o el real brasileño como se le conoce a nivel internacional, es la moneda de curso legal en Brasil y se trata de la vigésima moneda más negociada en todo el mundo y la segunda de Latinoamérica sólo detrás del peso de México.

Vigente desde 1994, el real sustituyó al “cruzeiro real” y su abreviatura es BRL; también se trata de la cuarta moneda más negociada en el continente americano sólo detrás del dólar estadounidense, canadiense y del peso mexicano.

Uno de los episodios que más han marcado a la moneda brasileña fue cuando en 1998 el real sufrió un fuerte ataque especulativo que provocó su devaluación al año siguiente, pasando de un valor de 1.21 a 2 reales por dólar.

En la actualidad existen las monedas de 1 y 5 centavos de cobre, de 10 y 25 centavos de bronce y las monedas de 50 centavos de cuproníquel. La moneda de un real es bimetálica. Cabe apuntar que en el 2005 las monedas de un centavo fueron descontinuadas, pero aún sigue siendo de curso legal.

En materia económica, al igual que otros países de la región, Brasil se ha tenido que enfrentar al monstruo de la inflación que llegó a subir hasta un 11 por ciento en el 2022.

El panorama se complica con el reciente cambio en la política del país, pues Luiz Inácio “Lula” da Silva asumió un nuevo mandato presidencial, el tercero en su vida, en un contexto en el que la economía muestra mejoras pero las ayudas por la pandemia y el aumento de beneficios sociales han originado un gran agujero.

De acuerdo con la última previsión que hizo la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en el 2023 la región crecerá sólo 1,3%, mientras que de forma específica Brasil sólo crecería tres por ciento.





Fuente