Publicado:

En solo tres horas, el aparato experimentó 100 días de vivencias virtuales de desplazamiento en una amplia variedad de terrenos.

Un equipo de ingenieros del famoso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) ha estado trabajando en el desarrollo de un chita robot que, mediante inteligencia artificial, ya aprendió a correr y ha batido el récord de velocidad en robots cuadrúpedos.

«El robot necesita responder rápidamente a los cambios en el entorno, como sería el momento en que se encuentra con hielo mientras corre sobre césped. Si se mueve lentamente, la presencia de nieve no suele ser un problema. Imagina si estuvieras caminando despacio y con cuidado: puedes atravesar casi cualquier terreno. Los robots de hoy se enfrentan a un problema análogo», se explica en un artículo publicado este 17 de marzo por el MIT. «El problema es que moverse por todos los terrenos como si estuvieras caminando sobre hielo es muy ineficiente, aunque es lo común entre los robots actuales».

Correr en un laboratorio, con un suelo sin obstáculos, es una tarea sencilla. Sin embargo, el mundo es extremadamente diverso y caótico, por lo que resulta imposible construir modelos analíticos (es decir, diseñados por humanos) de todos los terrenos y situaciones. De tal manera, lograr que un robot corra a alta velocidad en cualquier relieve es complicado.

Aun así, los diseñadores del Mini Chita se dieron a la tarea de conseguir ese objetivo, por lo que recurrieron a la inteligencia artificial y las simulaciones.

China desarrolla el robot biónico cuadrúpedo más grande del mundo para complejas misiones militares (VIDEO)

En solo tres horas, el robot experimentó 100 días de vivencias virtuales en una amplia variedad de terrenos. Con ello aprendió múltiples técnicas para modificar su forma de andar y poder moverse de manera efectiva de un punto a otro sin importar lo que haya bajo sus pies.

«Desarrollamos un enfoque mediante el cual el comportamiento del robot mejora a partir de la experiencia simulada, y que también permite de manera crítica la implementación exitosa en el mundo real de esos comportamientos aprendidos», puntualiza el MIT.

Por otro lado, correr requiere para un robot que impulse sus componentes físicos hasta los límites de su rango operativo, lo que con frecuencia los lleva a fallar. No obstante, de la misma manera que el Mini Chita es ahora capaz de adaptarse a diferentes terrenos, también puede regular el funcionamiento de sus propios componentes, lo que le permite actuar de manera más efectiva.

Gracias a esos avances, alcanzó una velocidad récord para robots cuadrúpedos: 3,9 metros por segundo, que es más de lo que puede desarrollar una persona promedio.



Source link